jueves, 13 de febrero de 2014

La necesidad de un nuevo paradigma energético

Dentro de una economía basada en compartir los recursos, y una vez inaugurada la era donde seres de sabiduría que emerjan a la vida cotidiana, posteriormente a que el Instructor del Mundo lo efectúe, uno de los temas que tomará mayor preponderancia en los asuntos económicos del planeta estará relacionado con la energía y el recambio de las fuentes actuales de generación por fuentes más poderosas y sanas en lo que respecta a medioambiente.
El cambio de paradigma energético se necesita efectuar rápidamente por 2 factores principales.
El primero de ellos está netamente relacionado con temas ecológicos. El 14 de mayo de 2013 las mediciones de varias estaciones de Monitoreo de la Atmósfera Mundial (GAW por sus siglas en inglés), que dependen de la Organización Meteorológica Mundial, que a su vez depende de la ONU, superaron las 400 ppm (partículas por millón) de dióxido de carbono, lo cual indica según el grado de evolución que han tenido estas mediciones en décadas, que las ppm de CO2 está aumentando más rápido de lo que se pensaba. Muchos expertos mundiales ubican a la cantidad de 450 ppm de CO2 en la atmósfera como un número crítico que podría generar un punto de no retorno para el planeta –aunque muchos otros expertos traten de refutarlo la realidad pauta que las crisis climáticas son cada vez más severas, devastadoras y sobre todo más seguidas temporalmente hablando-. Asimismo, debido a la necesidad permanente de crecimiento económico, el mundo requiere cada vez más energía, de aquí que por su facilidad comparativa a otras fuentes y la menor inversión inicial, la quema de combustibles fósiles para generar energía no parece detenerse, sino aumentar, según se explica más adelante en la presente nota. Esta es una de las causas por las cuales, el planeta transita en una senda de destrucción sin plazo por estar el hombre contaminado La Tierra en niveles insostenibles para el planeta.

El segundo de los factores está relacionado con el concepto de energía en sí misma, del cual se desprenden la matriz mundial de producción de energía eléctrica a través de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) y los combustibles fósiles usados como energía propulsora para el transporte. Según estimaciones de la Administración de Información sobre la Energía de EE.UU. en 2004 el 86% de la energía mundial era producida utilizando combustibles fósiles, es decir generando algún tipo de combustión y contaminación hacia la atmósfera. Aunque se tratan de efectuar avances hacia la generación con la utilización de las llamadas energías alternativas, el uso de combustibles parece seguir en aumento si consideramos que: (i) el bajo costo de carbón y la baja inversión en centrales térmicas que utilicen este combustible alienta a que el uso del carbón –el más contaminante de todos los combustibles fósiles continúe aumentando-; (ii) comparativamente las centrales térmicas son más baratas como inversión y con menor tiempo de puesta a punto, por lo que el uso de gas y combustible líquido también tiende a ir en aumento, siendo aquí cuando la necesidad de aumentar la producción de energía para favorecer el crecimiento del país se contrapone a una sana estrategia ambiental de cada país. Por otro lado; la necesidad de dotar al mercado mundial actual de gas y petróleo en todas sus formas (transporte, agro, generación de energía, etc.), junto con el lobby de empresas multinacionales dedicadas a dicho sector, hace que se exploten nuevas formas de extracción que pueden ser perjudiciales para el planeta, nuevamente urgidos por cumplir con la necesidad país de corto plazo. El esquema actual de generación requiere inversiones de miles de millones de dólares para continuar encontrando nuevos yacimientos que abastezcan a la humanidad de un recurso no renovable, contaminante y caro en términos económicos; lo que provoca que todo ese costo sea arrastrado hacia toda la cadena productiva, y finalmente a los usuarios de los bienes y servicios que produce el mundo; donde un porcentaje muy alto a nivel mundial está relacionado o tiene como algún tipo de costo asociado a esta forma de producir y consumir energía.
Abajo se exponen algunos artículos extraídos de fuentes en Internet que aportan mayor detalle que lo expresado en los párrafos anteriores.
Bajo lo antedicho queda en evidencia que la humanidad necesita con urgencia una forma nueva de energía que cumpla con las siguientes condiciones: limpia para el planeta, más barata en su generación e ilimitada.
Actualmente, están en investigaciones varias líneas relacionadas con lo que se conoce como generación de energía por fusión nuclear. Recordemos que lo se usa hasta el momento para la generación de energía nuclear son principalmente procesos de fisión nuclear, donde se utiliza Uranio en el proceso para la producción de energía eléctrica. Es de esperar que en pocos años posteriores se logre alcanzar exitosamente la generación por fusión nuclear, ya que en ésta se utilizaría el hidrógeno como átomo desencadenante de la reacción energética. Bajo estos lineamientos y sabiendo que el hidrógeno está presente en la naturaleza sin restricciones de ningún tipo, con la presencia del Instructor del Mundo y su grupo de maestros se tornará más fácil pensar en que hay que profundizar las líneas investigativas para que que en pocos años la mayor parte de la energía en el planeta sea generada por fusión nuclear, lo que cumpliría con las características mencionadas en el párrafo anterior.
Este cambio será fundamental para reconfigurar el sistema económico global, puesto que se derribarán mitos económicos acerca de la potencia que da al mundo la matriz energética actual.



Algunas referencias
Durante el siglo veinte se observó un rápido incremento en el uso de los combustibles fósiles que se multiplicaron por veinte. Entre 1980 y 2004, las tasas anuales de crecimiento fueron del 2%.[12] Según las estimaciones en 2006 de la Administración de Información sobre la Energía estadounidense, los 15 TW estimados de consumo energético total para 2004 se dividen como se muestra a continuación, representando los combustibles fósiles el 86% de la energía mundial:
Tipo de combustible
Potencia en TW[12]
Energía/año en EJ
Petróleo
5,6
180
Gas
3,5
110
Carbón
3,8
120
Hidroeléctrica
0,9
30
Nuclear
0,9
30
Geotérmica, eólica,
solar, biomasa
0,13
4
Total
15
471

El carbón suministró la energía para la revolución industrial en los siglos XVIII y XIX. Con la llegada del automóvil, de los aviones y con la generalización del uso de la electricidad, el petróleo se convirtió en el combustible dominante durante el siglo XX. El crecimiento del petróleo como principal combustible fósil fue reforzado por el descenso continuado de su precio entre 1920 y 1973. Tras las crisis del petróleo de 1973 y 1979, en las cuales el precio del petróleo se incrementó desde los 5 hasta los 45 dólares estadounidenses por barril, se produjo un retraimiento del consumo de petróleo.[14] El carbón y la energía nuclear pasaron a ser los combustibles elegidos para la generación de electricidad y las medidas de conservación incrementaron la eficiencia energética.
En EE.UU. el automóvil medio aumentó a más del doble las millas recorridas por galón. Japón, que soportó la peor parte de las crisis del petróleo, realizó mejoras espectaculares y ahora presenta la mayor eficiencia energética del mundo.[15] Tras los últimos cuarenta años, el uso de combustibles fósiles ha continuado creciendo y su participación en el suministro energético se ha incrementado. En los últimos tres años, el carbón, que es una de las fuentes más sucias de energía,[16] se ha convertido en el combustible fósil de más rápido crecimiento.[17] . Pese a ello, la energía solar fotovoltaica se está incorporando rápidamente como reemplazo de los combustibles fósiles como fuente dominante de energía.[18] Obsérvese la comparación anterior sobre la disponibilidad: Los recursos totales de todos los combustibles fósiles representan 0,4 YJ en total, mientras que la disponibilidad de energía solar es de 3,8 YJ al año.
Energía nuclear[editar · editar código]
Artículo principal: Política sobre Energía Nuclear
En 2005 la energía nuclear representó el 6,3% del suministro de energía primaria total.[19] La producción energética nuclear en 2006 alcanzó los 2.658 TWh, lo que representa el 16% del total de la producción mundial de electricidad.[20] [21] En noviembre de 2007, estaban operativos a nivel mundial 439 reactores nucleares, con una capacidad total de 372.002 MW. En construcción habían otros 33 reactores, planeados 94 y en estado de propuesta 222.[20] Entre las naciones que no la usan en la actualidad, 25 países están construyéndolos o se lo proponen.[22] Algunos países han anunciado planes para suprimir la energía nuclear, pero hasta la fecha tan sólo Italia lo ha llevado a la práctica (aunque continúa importando electricidad de naciones con centrales nucleares activas).[23] Además de esto, aunque Austria,[24] Filipinas[25] y Corea del Norte[26] han construido centrales nucleares, estos países las abortaron antes de que fueran puestas en marcha.

 

http://www.portafolio.co/economia/carbon-sera-principal-fuente-energia

Ello debido al desarrollo acelerado de los países emergentes; Colombia, quinto productor mundial de carbón.

El carbón, gran generador de gases de efecto invernadero, se acercará dentro de cinco años al petróleo como primera fuente de energía mundial y podría superarlo dentro de una década, según la Agencia Internacional de Energía (AIE) en un informe publicado el martes.
"Gracias a su abundancia y a una insaciable demanda de electricidad en los mercados emergentes, el carbón ya representó cerca de la mitad del aumento de la demanda mundial de energía en la primera década del siglo XXI", subraya la Agencia Internacional de Energía (AIE), con sede en París.
El consumo de carbón en 2017 será de 4.320 millones de toneladas equivalentes en petróleo, frente a los 4.400 millones de toneladas de petróleo. Y dentro de 10 años superará al crudo debido al crecimiento de mercados emergentes gigantescos como China e India, según la AIE.
"La cuota del carbón en las fuentes de energía mundial sigue progresando cada año", asegura la directora de la organización, Maria van der Hoeven. Como resume la AIE, "el carbón es China" y "China es el carbón".
China, que no cesa de inaugurar centrales eléctricas de carbón, representó el año pasado el 46,2 por ciento del consumo mundial de este combustible.
El umbral del 50 por ciento será alcanzado a partir de 2014, lo que significa que China consumirá a partir de ese año más carbón que todos los demás países del mundo juntos.
La importación de carbón crecerá de forma importante en América Latina, y en particular en Brasil, donde las compras de carbón de coque (que alcanza altas temperaturas y por ello se utiliza en la industria metalúrgica) aumentarán un 45 por ciento llegando a 20 Mtce (toneladas métricas equivalentes de carbón) en el 2017, indica el informe.
Además de Estados Unidos, las importaciones de Brasil provienen de Mozambique y Colombia, donde varias empresas brasileñas -Vale, entre ellas- desarrollan importantes proyectos mineros. La AIE, una organización vinculada a la Ocde, "espera que la demanda de carbón aumente en todas las regiones del mundo", con la excepción notable de Estados Unidos, donde el desarrollo del gas de esquisto ha provocado una fuerte caída del precio del gas, que convierte en mucho menos competitivo al carbón.
India superará en 2017 a Estados Unidos como segundo mayor consumidor mundial de carbón. Pero el carbón es una energía muy contaminante. "Solamente una competencia feroz de un gas a bajo precio permite reducir al demanda de carbón", advierte la AIE.
"Europa, China y otros países deben tomar nota de ello", añade. No obstante, el declive del carbón en Estados Unidos ha generado un 'boom' de las exportaciones estadounidenses, especialmente hacia Europa. Consecuencia: la tonelada de carbón en Europa pasó de 130 dólares la tonelada en marzo de 2011 a 85 dólares en mayo de 2012.
Por ello, pese a que en el Viejo Continente subsisten objetivos medioambientales ambiciosos, muchos países están retornando el carbón como fuente de energía.
En el primer semestre de 2011, España, Alemania y Reino Unido produjeron menos electricidad a partir del gas -energía más limpia- y más a partir del carbón, destaca la AIE.
Hoy, el carbón ya representa cerca del 28 por ciento de toda la energía que se consume en el mundo y es la primera fuente de electricidad, según la AIE.
La emergencia de esta energía se produce además en un momento en que los objetivos contra el calentamiento climático parecen haber pasado a un segundo plano. "El resultado es que, sin restricción en el consumo de carbón mediante políticas climáticas, la demanda y el CO2 seguirán aumentando", se alarma la organización.
Hay que recordar que Colombia ocupa el quinto lugar como mayor exportador mundial de carbón, después de Indonesia, Australia, Rusia y Sudáfrica.